Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Bale salva otro escollo

Después de acumular ocasiones durante los primeros minutos del partido, el Real Madrid sintió que la victoria era cuestión de tiempo. Transcurridos 80 minutos, el Real Madrid comprendió que el triunfo era cuestión de gol. Lo celebró Bale, pero lo cierto es que lo marcó Isaac Newton.

Ganar donde no lo consiguió el Barcelona y hacerlo emparedado entre una semifinal de Champions es una conquista de indudable mérito, pero la sensación es que el Real Madrid tardó demasiado en firmar lo que estaba escrito. La disculpa está servida y toca admitirla: cinco jugadores nuevos con respecto al último partido en Manchester, incluido Borja Mayoral, todavía de Erasmus.

Añadan la montaña rusa emocional que traslada a los madridistas de la Liga a Europa, con la misma presión pero con diferentes atmósferas. Únicamente el tiempo de San Sebastián es más cambiante: sólo faltó la espuma activa para jugar dentro de un lavado automático. Chorros desincrustadores, agua vaporizada, ozono abrillantador y sol para secar la colada.

Si el visitante cumplió, el anfitrión decepcionó en líneas generales (salven a Bruma). Cuando más gustó la Real es cuando se pareció a la Real. Sucedió en cuanto los futbolistas dejaron de jugar en escorzo intelectual. Está de moda transformar la personalidad de los equipos y que los entrenadores domestiquen a grupos tradicionalmente salvajes, como si fuera de buen gusto vestir a los tigres con frac. A eso se ha dedicado Guardiola en Múnich (a depilar al oso) y a la misma tarea se aplican sus muchos discípulos. Para todos ellos, tan importante es que sus futbolistas sepan jugar al fútbol como tocar el piano.

Sobresalió Bale y no sólo por el gol. Casi siempre dio la impresión de pertenecer a un curso más elevado y a una raza superior. Si su fortaleza física es bien conocida (ciborg de última generación), su psique también está suficientemente analizada: se libera en ausencia de Cristiano. Más que un problema de timidez, juraría que es un problema de educación. Cuando coinciden en el campo, Bale respeta los galones, la veteranía, los terrenos y el ego de Cristiano.

El resumen es que el Madrid sigue en la pelea por el título a falta de lo que hagan sus enconados adversarios. Lo único que se sabe a estas horas es que el tiempo está cambiante. Casquivana primavera.

Anterior

Historia de un fracaso literario

Siguiente

Arthur Kinnaird, un héroe (barbudo) de otra época

4 comentarios

  1. Tomás Luís de Victoria

    Esta es la única crónica deportiva en la que no se habla del resultado, del triste casillero que separa la gloria del oprobio, como mucho, de que uno le ganó al otro, pero casi como si no se tratara de un partido, sino de un lance de una batalla o de circustancias de la vida, es un poco el axioma de Wyoming, ese de que a estas horas, ustedes ya conocen las noticias y ahora, aquí vamos a contarles la verdad, muerte a lo obvio y loas a la batalla, que serán más hermosas de narrar si las crónicas han de ser de una derrota. Cuando quiero leer al as, lo leo en Crónicas Mundanas.

  2. Somos

    A mi el Bale de estos últimos partidos me está recordando a ese super héroe enrolado en un grupo estilo «Vengadores» del que los guionistas sólo destacan sus super poderes, porque son tan superiores a los de los de los demás, que al resto no tienen más remedio que buscarles historias personales para darles algo de cancha en el comic. ¿Qué iban a hacer Ojo de Halcón y la Viuda negra compitiendo con Thor?. Pues eso es lo que les pasa a muchos del Madrid al lado del Expreso de Cardiff.

    De extremo a interior, pasando por delantero centro, tres cuartista y hasta haciéndolo bien en los repliegues, este Bale es más completo que los Juegos Reunidos Geyper. Marca diferencias por eso, porque es diferente. A ver si nos dura sano cincuenta partidos seguidos. .

    • Llegará un momento en el que los análisis de los partidos del Barcelona tengan que dividirse en dos partes: antes y después de que expulsen a un jugador contrario. ¿De verdad a los del Barcelona les dan muchísimas más patadas que a los del Madrid? Porque el Madrid siempre juega contra once. ¿Puede ser que pegarle a Messi sea pecado mortal, y pegarle a Cristiano nominación al Príncipe de Asturias de la Concordia? ¿Por que hay tantos partidos en los que el Barça juega contra diez?

  3. No te encontraba Juanma, pero por fin lo hice, que alivio. Un abrazo desde Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén