Crónicas Mundanas

Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Lo que diga Iniesta

Iniesta venció, sin caballo y sin cimitarra.

Iniesta venció, sin caballo y sin cimitarra.

Cabe pensar que si Iniesta no ha brillado más durante su carrera deportiva ha sido por respeto a los más veteranos o a los más mediáticos, por pura educación. De ser cierto, se entendería mejor su exhibición en la presente Eurocopa. En una Selección sin Xavi y en un equipo sin Messi, Iniesta ha aceptado con absoluta naturalidad el liderazgo que le otorga su mayor edad y su mayor talento. Lo que no podía imaginar, ni él ni nosotros, es que iba a gozarlo tanto. Resulta evidente que Iniesta se gusta en el papel de estrella, un destino que se le anunció hace 20 años pero que nunca había disfrutado plenamente. Llamado a ser protagonista, Iniesta se limitó, demasiadas veces, a ser complemento. Hasta ahora.

Cumplidos los 32 años, lo que sorprende de Iniesta no es el arte, sino la capitanía. Además de jugar, manda. A las pinceladas de antes (de siempre) se añade ahora una presencia constante, una prodigiosa capacidad de organización, en largo y en corto, un atento pastoreo del equipo. Que el público español en Niza coreara su nombre es de lo más normal. Lo extraño es que no le jalearán también los turcos, que acabaron renegando de su propio equipo. No descarten, no obstante, que Iniesta haga carrera en el Galatasaray a partir de los 45 años.

Edificada alrededor de Iniesta, la Selección es un grupo bien avenido que representa a un país que no se pone de acuerdo. El detalle no es menor, en vísperas de las segundas elecciones en seis meses: el equipo juega como nos gustaría vivir.

Los resultados también importan, lógicamente, pero en la misma medida que el estilo. Hablamos de un equipo al que hay que agradecerle la alegría en los tiempos que corren. Una Selección entusiasta en ataque (algo distraída en defensa) que tiene alas si los laterales suben. Por ahí, concretamente, murió Turquía, incapaz de controlar los desdobles por banda, aturdida de tanto perseguir el balón.

Ya estamos en octavos, pero antes que imaginar el futuro lo más prudente es ceder la palabra. Pasará lo que tenga que pasar. Más lo que diga Iniesta.

Anterior

Piqué y cierra España

Siguiente

El grupo

4 Comentarios

  1. Fénix

    España es hoy día la bandera del buen fútbol (el que sirve para ganar y para que disfrute cualquier aficionado, independientemente de su nacionalidad), e Iniesta es su estandarte, su capitán, su identidad y su programa. Encarna la identidad del equipo, el manual, la ejecución y el espíritu. A lo que hay que sumar sus propios valores individuales: humildad, liderazgo, temple, calidad, creatividad y podemos estar aquí hasta mañana.

    El Real Madrid ha tenido una Champions fácil hasta la final, y Cristiano no ha tenido que brillar demasiado, aunque ha tenido números, como siempre. Y en el Barcelona, Messi, Neymar y Suárez han ido alternando el protagonismo a lo largo de la temporada, y han ganado un doblete. Pero es año de europeo, y con permiso de Luka Modric, Iniesta está siendo el rey. Lo justo sería que nadie lo olvidara para una votación de balón de oro, pues ya empezó a brillar en el último trago de liga, y es el jugador más en forma del europeo.

  2. Aure

    Qué fortuna disponer de un rincón en el que seguir leyéndole. Disfrute del máster y dele duro a los idiomas.

  3. I’ve been browsing on-line more than three hours
    as of late, yet I never found any interesting article like yours.
    It is beautiful worth sufficient for me. In my view,
    if all webmasters and bloggers made good content
    material as you probably did, the internet shall be much
    more useful than ever before.

  4. Jim

    Hi, I log on to your new stuff like every week.

    Your writing style is witty, keep up the good work!

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén