Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Tierno verano de lujurias y Anoetas…

Asensio pellizca la pelota en el segundo gol del Real Madrid.

Asensio pellizca la pelota en el segundo gol del Real Madrid.

 

La Real Sociedad es el adversario al que querría enfrentarse el Real Madrid en todos los partidos de la temporada y San Sebastián la ciudad donde le gustaría hacerlo: rival amable, escasamente fogoso, defensa laxa y marco incomparable. Hablamos de un equipo, la Real, que está por ver ante sus iguales o parecidos, pero que fue insignificante para un aspirante al título, a cualquier título.

Lo mejor que se puede decir del Real Madrid es que no hubo quien echara de menos a los ilustres ausentes (Cristiano, Benzema, Modric). Los meritorios hicieron méritos para dejar de serlo: Morata completó un partido espléndido (mordiente en ataque y defensa) y Marco Asensio no se quedó atrás, golazo incluido. El primer impulso es rendirse a sus pies y el siguiente temer por su vida (léase titularidad). Sin embargo, las especies protegidas a las que Zidane ampara acaban por prosperar y encontrar sitio. No hay mejor ejemplo que Casemiro. Ningún otro entrenador se hubiera sentido autorizado a convertirlo en eje, en detrimento de inversiones estratégicas como James. Claro que ningún otro entrenador se llamaba Zidane.

Es posible, por tanto, que Morata y Asensio disputen más minutos de los esperado, beneficiados por una rotación más lógica que hasta podría incluir, quién sabe, a Cristiano Ronaldo, 32 años en febrero. En fin, soñar es gratis y en verano refresca más que la limonada. De momento, Zidane ya ha logrado una insólita implicación en defensa que, en el caso de Bale, resulta conmovedora, casi lacrimógena (dos goles, además de tapar su banda).

El hecho es que el Real Madrid dejó una magnífica impresión en Anoeta con cinco españoles en su once inicial (Casilla, Carvajal, Ramos, Asenso y Morata), un dato que algunos que confundirán con el patriotismo aunque en realidad mide la sensatez.

Lo más elogioso que se puede reseñar de la Real es que, una vez terminado el encuentro, se quedó a vivir en San Sebastián. 

Anterior

Ya estamos de Vuelta

Siguiente

Formas de ganarse el cielo

6 comentarios

  1. Diego A.

    Brillante, como siempre. Menuda temporada nos espera a tu lado, Juanma… Sigue en ello. Eres muy grande. Un saludo.

  2. jose

    Gran articulo. Cuanto echaba de menos poder leer sus crónicas post partido.

  3. Mic Yaguer

    El mejor cronista futbolístico nacional.

  4. Eduardo

    Gran crónica Juanma, y ahora a seguirte en este medio digital.

  5. Sebastian Bargon

    Llevo muchos años disfrutando desde Alemania con sus crónicas en el AS, me preguntaba de dónde sacaba tantas ideas y tanto humor. El AS ha perdido su mejor pluma.
    Mucha suerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén