Simon Yates, ganador en la Ribeira Sacra.

Simon Yates, ganador en la Ribeira Sacra.

 

Simon Yates ganó en la Ribeira Sacra una de esas etapas (diabólicas) que consagran a un ciclista, que lo identifican indudablemente como un campeón. Ya hay fundamento documental para justificar la fama con la que los gemelos Yates irrumpieron en el ciclismo hace dos temporadas: un mes después de que Adam terminara el Tour en cuarta posición, Simon ha conquistado su primera etapa en una grande. Los dos genios, de 24 años recién cumplidos, viajan sobre el horario previsto y a la velocidad imaginada, la de la luz.

Siempre hemos resaltado la capacidad de la Vuelta para confirmar, antes que ninguna otra carrera, a los protagonistas del ciclismo mundial, de Hinault a Gilbert, pasando por Nibali o Aru, y cito a vuela pluma, disculpen los ignorados. De lo mismo podremos presumir con Simon Yates. En la etapa más retorcida que se recuerda, el muchacho se impuso con la aparente facilidad que sólo exhiben los superdotados. Vio la oportunidad, pidió permiso por el pinganillo (chico educado) y venció.

Atrás queda la única mancha de su expediente (tampoco ha tenido tiempo para más): el pasado mes de marzo, cuando disputaba la París-Niza, dio positivo por terbutalina. Según la sentida confesión del Orica, el médico del equipo le recetó un inhalador contra la alergia sin solicitar el correspondiente permiso de la UCI, que le impuso una sanción de cuatro meses. Por tal motivo, Adam tuvo que correr su primer Tour (el segundo de su cuenta general) sin compañía fraterna.

España es el tercer país del mundo con mayor índice en el nacimiento de gemelos, un 4%.

Los Yates no son los únicos gemelos del pelotón. Los hermanos Velits, Peter y Martin, también han hecho razonable fortuna corriendo en bicicleta. En España, nuestros gemelos de referencia tuvieron gloria efímera porque carecieron de fortuna: Javier y Ricardo Otxoa fueron atropellados en febrero de 2001, siete meses después de que Javier ganara una épica etapa en el Tour de Francia. Ricardo falleció en el accidente.

Veremos otros gemelos, y con mayor probabilidad españoles: España es el tercer país del mundo con mayor índice de estos nacimientos (4%), dato que se explica por el desarrollo de nuestra reproducción asistida y por la edad, cada vez más elevada, de las embarazadas nacionales (ver Ana Rosa Quintana). Si siempre han querido tener un yate, están más cerca de cumplir sus sueños.