Crónicas Mundanas

Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Coentrao, ese hombre

Jerry Lewis, homenajeado en el José Alvalade.

Jerry Lewis, homenajeado en el José Alvalade.

 

Como de cada partido hay que destacar el hecho más prodigioso (o el más aproximado), esta crónica tiene la obligación de comenzar por Fabio Coentrao. Guille Uzquiano, fino analista y compañero en Movistar +, escribió en Twitter que “es uno de los jugadores más misteriosos del Real Madrid en los últimos veinte años”. Estando de acuerdo con el misterio, disiento del arco temporal. No creo que haya habido nunca un futbolista más inexplicable, porque de haber existido habría alguna reseña en los libros de historia. En ningún lugar se da noticia de un jugador con semejante habilidad para desaparecer, o para romper cosas, o para jugar finales y hacerlo razonablemente bien. En el caso de Coentrao, nada encaja con lo anterior. Ni siquiera nuestra desafección. Para mi sorpresa, cada vez tengo en mayor estima a este tipo indescifrable capaz de cometer un penalti con el brazo que reclama la mano de un rival. Esa acción no es una torpeza, sino un gag de Jerry Lewis. Al mismo tiempo, será el estímulo que encontrará para cerrarnos la boca en la próxima final. Así es la vida, mis jóvenes amigos. Con los años te gusta más lo que no terminas de entender.

Entretanto, Zidane sigue abriendo las aguas a su paso sin que nadie le reconozca el gesto: treinta partidos sin perder. No está nada mal, especialmente si añadimos una Champions a sus once primeros meses como entrenador del Real Madrid (los cumplirá el 9 de diciembre). Lamento repetirme, pero los madridistas que dudan deben decidir qué quieren, si amor o sexo, la promesa de un mundo mejor o las victorias que suman. Quién pudiera haber elegido en la adolescencia ochentera.

Benzema es otro caso digno de estudio. Saltó al campo con somnolencia y a los pocos minutos, quizá segundos, marcó un gol de ariete despierto. Quizá los haya mejores, podemos discutirlo algún día, pero no hay ninguno que se ajuste mejor.

Anterior

Diamantes por la borda

Siguiente

Aliados: partido amistoso

5 Comentarios

  1. Quique

    Como pueden estar en la plantilla Coentrao y Danilo.Zidane vuelve a errar en los cambios.Te deja destemplado el partido.

    • Pero el fútbol es tan impredecible que le pone en la cabeza a Benzema (al mismo Benzema de siempre) el gol de la victoria. Si el Madrid hubiera empatado ahora estaríamos dándole palos a Zidane por los cambios y tal, pero ganó y con gol de un suplente. Lo único que sigo sin entender es la suplencia de James en favor de Asensio.

  2. Chus

    Joder Juanma, te sales esta vez, totalmente de acuerdo , Coentrao es acojonante y desconcertante, ayer salto una vez de cabeza en el área que parecía un jugador retirado con 50 años , pensé que se rompía jajaja….

  3. Jorge

    Juanma, si haces un poco de memoria de laterales, acuérdate de uno derecho -> Secretario

    en el madrid un desastre, pero luego hizo carrera

  4. Javier

    Coentrao llegó al Real Madrid por expreso deseo de Mourinho. “The number One” hizo ver que su compatriota portugués, con quien casualmente también comparte representante, era un todoterreno, un comodín capaz de adaptarse a casi cualquier posición y que era el recambio perfecto para jugar no sólo de lateral, sino de medio centro. 30 Millones por su traspaso era una ganga para un jugador con tanta polivalencia.

    Coentrao no ha dado el nivel esperado ni de lejos, ha tenido lesiones de todo tipo, tanto auténticas como sospechosas, no se cuida, le gusta la fiesta, fuma… su última cesión fue un fracaso ya que se pasó casi toda la temporada sin jugar. La sensación es que el Real Madrid no sabe qué hacer con él, de vez en cuando se observan gestos como el de ayer de Zidane, intentando recuperar al jugador.

    No sé que será del jugador, lo cierto es que tras sus declaraciones parece tener muy asumida su situación hasta el punto de que ya me gustaría ese grado de autocrítica para el resto de su profesión.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén