Crónicas Mundanas

Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Categoría: Sin categoría (Página 1 de 3)

Betis de autor en el Bernabéu


Hubiera sido un accidente si el Betis no hubiera jugado a nada, pero jugó y bastante. Sería un drama si el Real Madrid hubiera perdido sin hacer ocasiones de gol, pero las acumuló a lo largo del partido. De manera que no se me ocurre un análisis en negativo ni un relato que acribille al perdedor. A veces pasa. De vez en cuando, un buen equipo se sostiene gracias a un portero y sentencia por un jugador. O por un par.

Leer más

Bale, Borja y el Coyote


¿Qué sueña un futbolista antes de un partido? Si sueña con ser protagonista debe tener cuidado. Si sueña con marcar un gol debe matizar su deseo. Si imagina un doblete conviene que especifique la portería. De ser posible una abstracción de los detalles, podemos afirmar que en Anoeta no hubo nadie con tanto protagonismo como Kevin Rodrigues. El lateral vasco-francés de la Real Sociedad marcó un gol a Keylor y otro a Rulli, remató al larguero y fue vencido por Bale en la carrera que propició el tercero del Real Madrid, el más repetido en los resúmenes. Digamos que salió en todas las fotos y en alguna retratado. ¿Qué nota merece alguien tan influyente en lo bueno y en lo malo? Ante la duda propongo un premio a la compleja dualidad del ser humano.

Leer más

#LaDiferenciaPelayo: la mejor España se mete en la final


Es absurdo buscar en el espacio exterior. Los extraterrestres son los zurdos. El fútbol es un detector infalible. Cuando hay una pelota de por medio (quizá lo entiendan como una estimulación planetaria), el zurdo nos descubre su peculiaridad marciana. Generalmente hablamos de cualidades relacionadas con la técnica más depurada. Lo extraordinario entre lo extraordinario es el zurdo que acompaña sus poderes alienígenas con las prosaicas virtudes de los diestros. A saber: despliegue, organización y sacrificio. Con esas tres características a Saúl no le haría ni falta ser zurdo. Pero además lo es. Los selenitas de última generación vienen con todos los extras.

Leer más

#LaDiferenciaPelayo: Marco Asensio saluda al mundo


Marco Asensio. Lo escribo disfrutando del tacto de las teclas, como se pelan las gambas de Huelva o como se retiran los envoltorios que esconden tesoros, y no me adentraré en otras comparaciones porque este es un relato Sub-21. Marco Asensio. No hacían falta dotes adivinatorias para señalarlo como una de las estrellas del campeonato. En sus últimas intervenciones con el Real Madrid, las que van del gol al Bayern al final de la temporada, había generado un asombro sin disidencias. No eran los goles, sino el modo de conducir el balón, ese aire que comparten los superdotados y que es muy diferente del huracán que envuelve a los jugadores en racha.

Leer más

La deuda

España y sus fiestas. Y sus juegos.

 


El pasado sábado, al poco de terminar la final de Copa, publiqué un tuit que generó cierto debate entre quienes andaban desvelados. Aquí se puede leer. Desde el mismo instante en que comencé a escribirlo lo consideré una imprudencia. No hace falta ser muy avispado para saber dónde se encuentra la línea de lo políticamente correcto, la frontera de lo moderno y las cavernas de lo casposo. Y digo imprudencia, porque era plenamente consciente de sería asignado a un bando tan poco apetecible como el de los reaccionarios.

La polarización del debate político obliga a una militancia que no admite término medio y el debate catalán es un buen ejemplo. El resultado es que el escenario mediático está ocupado por los extremos, independencia o PP, ofreciendo dos alternativas que no se alimentan de partidarios, sino de refugiados ideológicos.

Leer más

#LaDiferenciaPelayo: Dos listas y dos Españas

Lo pienso sin decirlo muy alto, pero lo pienso: la lista de la Sub-21 resulta más atractiva que la convocatoria de la Absoluta. Leo a quien asegura que hay más talento entre los jóvenes que en la Selección A. Yo no llego a tanto. A mi modo de ver, la cuestión no tiene relación con el talento, sino con la ilusión. Los chicos no están gastados, lo que significa que no arrastran decepciones, tampoco títulos, es cierto, pero ni una sola decepción. Y además, o partir de ahí, componen un grupo con encanto que tiene futuro y presente.

Si te gusta jugar, la pregunta es inevitable: ¿tendría opciones la Sub-21 en el Mundial del próximo año? O haciendo más corta la proyección: ¿podría clasificarnos para ese campeonato como primera de grupo? Yo creo que sí, y lo digo con toda la certeza que nos permite lo indemostrable. Pero la idea no es excluyente. Con lo que estoy fantaseando es con un equipo Sub-21 salpimentado con veteranos irrenunciables. No al revés. Pongo por caso: De Gea; Carvajal (Odriozola), Ramos (Yeray), Piqué (Meré), Gayá (Alba); Busquets (Soler), Marcos Llorente (Saúl); Williams (Silva), Isco (Iniesta), Asensio (Vitolo); Morata (Aspas). Escribo a vuela pluma y podríamos discutir sobre las titularidades y las alternativas, pero sospecho que no discutiríamos sobre mucho más.

Leer más

Monstruos S.A.

Marcelo, exultante de alegría y satisfacción, tras marcar y culminar la remontada.

Marcelo, exultante de alegría y satisfacción juvenil, tras marcar y culminar la remontada.

 

Disiento de cualquier comentario que aluda al exceso de confianza o a la distracción. No fue eso. Durante 82 minutos, el Real Madrid se interesó por el partido e hizo cuanto pudo ganarlo. Lo hizo, eso sí, con poco fútbol y bastante angustia, como si fuera consciente de la proximidad del mordisco del Valencia y de sus efectos ruinosos sobre el campeonato. Ni el gol de Cristiano aportó la menor tranquilidad.

Otra explicación, y cabe dentro de la anterior, es que tanto el Real Madrid como el Bernabéu reconocieron al Valencia como un igual desde el primer minuto (tiro al poste de Santi Mina) a pesar de su disfraz de andrajoso. La percepción de que el partido sería complicado abrumó al anfitrión y se puede entender perfectamente: la tarde lluviosa y destemplada de Madrid era más indicada para perderse debajo de una manta en compañía favorable que para luchar a brazo partido contra la inmensidad de Mangala.

Leer más

#LaDiferenciaPelayo: España se gusta en Gijón

España celebra el primer gol. Foto: RFEF.

España celebra el primer gol. Foto: RFEF.

 

España fue España, la de los últimos nueve años con ciertas interrupciones que son cicatrices que nos aportan carácter. La Selección jugó con el estilo que impusieron aquellos bajitos ilustres, algunos de los cuales todavía resisten y dictan cátedra o marcan gol. La fórmula es conocida: toque y elaboración, ayudas constantes y la portería como un destino irremediable, pero no primordial.

Debe ser terrible jugar contra un equipo así. Es muy posible que, después de correr durante tanto tiempo detrás de la pelota, el rival olvide el motivo de la persecución y comience a pensar en sus cosas, en regar los geranios o en cambiar el aceite al Porsche. En el fondo, eso es domesticar. Conseguir que el león sueñe con ratones y deje de imaginar antílopes y exploradores.

Leer más

Desnudos en Balaídos

Una pintada en una pared de Vigo. Así jugó el Celta.

Una pintada en una pared de Vigo. Así jugó el Celta.

 

El análisis estará equivocado si decimos que el Real Madrid se quedó a un gol de las semifinales. Le faltó mucho más que eso. En primer lugar, le faltó el fútbol necesario para generar el número oportuno de ocasiones de gol. Al mismo tiempo, careció del fuego y del carácter que exigía la remontada y la pasión del Celta. Por último, y metido en los últimos minutos, no tuvo siquiera el coraje de convertir el fracaso en algo heroico. No hubo agonía suficiente, ni camisetas desgarradas. El Madrid salió de Balaídos con el mismo peinado y la misma cautela con la que entró, como si tuviera todo el tiempo del mundo, como si la vuelta fuera la ida y remangarse estuviera mal visto.

Leer más

Calle Melancolía

El Real Madrid, en busca de Emma Stone.

El Real Madrid, en busca de Emma Stone.

 

De una crisis inventada puede surgir una depresión cierta. Entiéndase como depresión un estado de afligimiento y desgana. De repente, la suerte te deja como te dejan las novias que se hacen estrellas de cine. Entonces, y como sucede con todos los abandonos, lo que se impone es rebozarse en la melancolía del pijama a todas horas y de lo felices que fuimos. Para recuperar el ánimo ayuda mucho tener un club de jazz, pero también se puede remontar sin piano.

En ese trance anda el Real Madrid. Añorando la racha y la invencibilidad. Suspirando por el tiempo de los récords, por lo fácil que parecía. A ratos se acuerda de jugar y a ratos se hurga en la costra. Justo a la nostalgia hay un deseo de revancha que precipita los movimientos y vuelve a deprimir, vean Cristiano. Algunos son inmunes, los menos. Sergio Ramos le escupió el primer gol a todos los que dudan, critican o sonríen de medio lado. Había mucha verdad en la cantinela infantil: por mí, por todos mis compañeros y por mí el primero. En el segundo, más comedido, Sergio nos guió por el mapa que lleva impreso en la piel policroma y en la camiseta climalite.

Leer más

Página 1 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén