Crónicas Mundanas

Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Etiqueta: gareth bale

Los finales con beso

Cary Grant y Grace Kelly. Ciglogénesis de belleza.

Cary Grant y Grace Kelly. Ciglogénesis de belleza.

 

No deja de sorprender la inclinación histórica del Real Madrid hacia los finales felices, en las grandes o en las pequeñas producciones. Siempre se inventa una historia y la termina con beso. Pienso en los goles sobre la bocina, en la colección de Champions y en los gloriosos regresos. Bale, sin ir más lejos. Volvió después de 88 días lesionado y el destino, o quien quiera que mande, no se conformó con un plácido retorno. Además, le concedió un gol.

En ocasiones, tengo la sensación de que la energía que genera el Real Madrid para cumplir sus propósitos es tan poderosa que arrastra a sus adversarios, que terminan por nadar a favor de la corriente y en dirección a la catarata. Es un hecho que las inercias destructivas nos atrapan con la misma facilidad que las otras, y no tenemos más que pensar en Trump, en el Brexit o en Eurovisión.

Leer más

Galgos o podencos

Bale, poco antes de controlar el pase de Isco en el primer gol.

Bale, poco antes de controlar el pase de Isco en el primer gol.

 

Si tienes galgos, haz que corran. Parece obvio, pero no debe serlo tanto. El Real Madrid empleó 37 minutos en entender que la defensa del Leganés, muy adelantada, se descosía con desmarques en velocidad. Digo el Real Madrid, pero debería ser más concreto y apuntar a sus delanteros y, probablemente, a su entrenador. La aportación de Cristiano, Morata y Bale fue inútil mientras intercambiaron sus posiciones en línea horizontal. A sus vigilantes les importaba poco que quien empezó por la izquierda se moviera luego por la derecha o por el centro. Nada grave mientras los atacantes aguardaran el balón al pie y se dejaran planchar el dorsal.

Así nos pasamos más de media hora, que puede ser mucho tiempo cuando no ocurre absolutamente nada. El Leganés no perdía ni la figura ni olvidaba la presión. El Madrid se ahogaba en esa ausencia de espacio y, a falta de gol, el público se consolaba con el sol, que sacaba pecho después de tres días de lluvia.

Leer más

El Real Madrid se cita en Milán con un rival de verdad

Los tópicos sobre los clubes de fútbol deberían ser mentira, pero son verdad. En cada club hay una esencia que permanece, independiente de los años y de las generaciones, al margen, incluso, de la tesorería. Desde hace más de medio siglo, la esencia del Real Madrid es la Copa de Europa. Puede ganarla en las condiciones más adversas, cuando no se le espera o cuando se esperaba a otros. Sólo así se puede explicar que vaya a pelear por su undécimo título en una temporada que nació triste y torcida. Poco ha importado. Ni cambiar de entrenador media docena de veces hubiera sido relevante. Casi nada afecta al Madrid cuando disputa su torneo, el único por el que merece la pena trepar por la Cibeles.

Al City es obvio que el dinero le ha sentado mal. El club ha perdido el contacto con la tierra y el equipo lo acusa dramáticamente, hasta el punto de que a los jugadores les costaría distinguir el escudo de la marca comercial. No hay pizca de pasión en el City, ni siquiera afloró en los últimos minutos del partido más importante de su historia, como si les divirtiera más mirar la final que se avecina que jugarla.

Leer más

Bale salva otro escollo

Después de acumular ocasiones durante los primeros minutos del partido, el Real Madrid sintió que la victoria era cuestión de tiempo. Transcurridos 80 minutos, el Real Madrid comprendió que el triunfo era cuestión de gol. Lo celebró Bale, pero lo cierto es que lo marcó Isaac Newton.

Ganar donde no lo consiguió el Barcelona y hacerlo emparedado entre una semifinal de Champions es una conquista de indudable mérito, pero la sensación es que el Real Madrid tardó demasiado en firmar lo que estaba escrito. La disculpa está servida y toca admitirla: cinco jugadores nuevos con respecto al último partido en Manchester, incluido Borja Mayoral, todavía de Erasmus.

Añadan la montaña rusa emocional que traslada a los madridistas de la Liga a Europa, con la misma presión pero con diferentes atmósferas. Únicamente el tiempo de San Sebastián es más cambiante: sólo faltó la espuma activa para jugar dentro de un lavado automático. Chorros desincrustadores, agua vaporizada, ozono abrillantador y sol para secar la colada.

Leer más

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén