No se asusten, pero hay más gente por ahí.

No se asusten, pero hay más gente por ahí. Y mete la pierna.

 

Uno de los descubrimientos de la edad adulta es que los marcadores mienten. También las cuentas bancarias. Y en general todo lo cuantificable. Cuando hablo de mentira me refiero a inconsecuencia. Demasiadas veces no existe una relación directa entre lo que haces y lo que consigues. Desde esa aceptación, yo debería explicar el empate entre Las Palmas y el Real Madrid, pero no haría otra cosa que encajar el relato en el resultado, y está feo manipular.

Sería fácil decir que el Real Madrid se durmió en los laureles y que Las Palmas peleó hasta el último instante. Sería sencillo elogiar la propuesta de Quique Setién, como si hubiera tenido alguna influencia en el rebote que favorece a Araújo en el minuto 84. Me conmueve tanto como al que más la resistencia de los modestos, pero no observo una conexión directa entre ese esfuerzo y el empate final.