Crónicas Mundanas

Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Croacia nos desnuda

FKK Beach. Así se anuncian las playas nudistas en Croacia (Cultura Libre del Cuerpo),

FKK Beach. Así se anuncian las playas nudistas en Croacia (Cultura Libre del Cuerpo).

 

A quién le extrañe lo sucedido, o nos conoce poco, o le falla la memoria. Somos así. Los españoles, digo. Y aunque hablo de fútbol, podríamos desarrollar un estudio antropológico al respecto. Somos fervorosamente optimistas o desgarradoramente cenizos. Cuando perdimos contra Georgia, en el último partido de preparación, nos recreamos en los peores augurios. Después de ganar a la República Checa y Turquía imaginamos un mundo de golosina poblado por duendecillos parientes de Iniesta.

Tras la derrota ante Croacia regresa la peor desolación: Del Bosque tiene la culpa por ser bueno, De Gea por ser malo y Sergio Ramos por sobrado. Guarden látigos para azotar a Juanfran, Piqué y Casillas, en este último caso por levantar la vista. Ya lo habrán oído. Nos espera Italia y detrás, lo peor del cuadro: Francia, Alemania y Mordor.

Veamos. Desahogada nuestra profunda españolidad, me atreveré a señalar que el tropiezo contra Croacia podría ser tan positivo como caer contra Georgia o como lo fue perder contra Suiza en el Mundial 2010. Sin la confianza de público y crítica, o mejor dicho, con su absoluta desconfianza, el futbolista cocina una venganza que le proporciona lo único que completa al talento: la ambición. El jugador de fútbol se motiva con los reproches, razón por la cual Cristiano le marcará tres goles a Hungría, y motivo que explica la resurrección inesperada de grupos que parecían tan hundidos que alguien cometió el error de menospreciarlos en exceso. Sobran los ejemplos.

Créanme. Con vistas a los octavos de final, hubiera sido mucho peor ganar por 3-0 a Croacia. La goleada habría generado un ambiente de euforia y azúcar que nos hubiera conducido inexorablemente a la eliminación o, cuando menos, a la caries. Perder ahora, ayudará a que los futbolistas fabriquen la coraza que es necesaria para transitar por la Eurocopa.

Podemos ser tan adorables por el juego como desesperantes por lo cándido. El primer rival con picardía (y fútbol) nos robó la cartera, pero nos enseñó el mundo. Deberíamos agradecérselo y prepararnos para una revancha en la final. Como diría Sabina, más raro fue aquel verano que no paró de nevar.

Anterior

El grupo

Siguiente

Surfeando sobre el diván

3 Comentarios

  1. Buen artículo como siempre Juanma. A mi me dio la misma impresión, una herida en una batalla puede hacerte ser más fiero y Ganar la guerra.
    Dicho lo cuál las virtudes de Del Bosque, que son numerosas, no alcanzan a tener reflejos rápidos. Con cambios adecuados no hubiéramos sufrido tanto. Iniesta, Silva y Cesc no disputaban el medio campo.
    Sigo siendo optimista, no veo nada increíble en Italia, Alemania y Francia. ¿Por qué no?

  2. Maximiliano

    El merito que tengo, porque sin gustarme el futbol, no dejo de leerte, solo por el placer de leer a un escritor con mayusculas. Nunca un periodico perdio tanto, ni tu ganaste mas.

  3. Sorprendente post. Gracias por aportarlo…Espero màs…

    Saludos

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén