Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Con ustedes, un candidato


El fútbol inglés se aproxima. A nosotros, digo. Debía pasar, pero pensamos que nunca llegaría a ocurrir. Suponíamos que los jeques y los magnates seguirían gastando el dinero a tontas y a locas, que los entrenadores serían incapaces de sobreponerse a lo que parecía una tara estructural y una fatalidad histórica, ya se sabe que los británicos pierden gas cuando salen de las islas. Pues bien, todo es mentira. Entre otras razones porque el dinero, cuando es inagotable, termina por tener razón. Y porque el mestizaje se ha impuesto en el campo y en los banquillos, y porque el fútbol va y viene, y porque la vida es así.

Miren el Tottenham. Se comportó en el Bernabéu como muy pocos equipos pueden hacerlo, sin pizca de miedo, dominador a ratos que se hicieron eternos y con fútbol suficiente para silenciar a la grada. Si no ganó es porque le faltó algo de suerte y le sobró un mucho de Keylor. Qué portero tan espléndido y tan infravalorado. Algún día deberíamos indagar en los motivos, en los prejuicios que persisten y en las porterías malditas.

De momento, lo que toca, es dejar referencia de un partido excelente porque el Real Madrid encontró un adversario de primer nivel, cosa infrecuente a estas alturas de la temporada e inhabitual en la fase de grupos. Por momentos fue un delicioso intercambio de golpes, aunque es fácil decirlo cuando no son tus mofletes los que peligran. A pesar del sofocón, diría que fue un buen aprendizaje para calibrar fortalezas y debilidades. El Madrid conoce mejor que nadie el camino hacia el título, pero esta temporada se incorporan rivales nuevos, madurados en barrica de billetes verdes y dirigidos por entrenadores que no pierden ripio.

Además del placer, el partido nos dejó una pregunta que son dos, casi tres: ¿Quién fichará antes por el Real Madrid? ¿Pochettino o Harry Kane?».

Anterior

El Real Madrid y la hermosa desesperación

Siguiente

Los hijos de puta

  1. Enrique

    Es de preocupar la falta de alternativas de juego que ofrece el Madrid en casa y con que facilidad los rivales se lñevan puntos,estando juntos y bien plantados.Y luego el deficit del 9…hemos perdido pegada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén