Relatos de deporte, cine, política y de lo que sea menester

Etiqueta: bernabéu

El Real Madrid domesticó al Nápoles (breve nota)

El Real Madrid, durante los primeros minutos del partido.

El Real Madrid, durante los primeros minutos del partido.

 

Prescindamos del marcador para concentrarnos en los méritos que no se contabilizan con números. El Real Madrid no sólo se repuso de un gol en contra, una cuchillada que incomoda a la hora de toser y reírse. El Real Madrid se sobrepuso a un rival que fue mejor durante los primeros minutos, y esa comprobación duele más que un cuchillo en los riñones. El Nápoles del inicio superó al campeón en lo que ha sido insuperable durante los últimos siete años: el contragolpe. A partir de esa evidencia, el Real Madrid se vio obligado a alejar el partido de ese terreno que le abrasaba los pies. En cierto modo, fue como domar a un caballo salvaje graduando los objetivos de menor a mayor: no romperse el cuello, no demostrar pánico y, por último, hacer ver a la bestia que tampoco es mala vida la de un rucio doméstico.

Domesticar al Nápoles ha sido mucho más relevante, y creo que perdurable, que marcarle tres goles. En la vuelta, pesará más la superioridad futbolística y espiritual del Real Madrid que el marcador. Persiste el riesgo de coces y caídas, pero la eliminatoria ha señalado a un amo y el amo tiene espuelas.

Calle Melancolía

El Real Madrid, en busca de Emma Stone.

El Real Madrid, en busca de Emma Stone.

 

De una crisis inventada puede surgir una depresión cierta. Entiéndase como depresión un estado de afligimiento y desgana. De repente, la suerte te deja como te dejan las novias que se hacen estrellas de cine. Entonces, y como sucede con todos los abandonos, lo que se impone es rebozarse en la melancolía del pijama a todas horas y de lo felices que fuimos. Para recuperar el ánimo ayuda mucho tener un club de jazz, pero también se puede remontar sin piano.

En ese trance anda el Real Madrid. Añorando la racha y la invencibilidad. Suspirando por el tiempo de los récords, por lo fácil que parecía. A ratos se acuerda de jugar y a ratos se hurga en la costra. Justo a la nostalgia hay un deseo de revancha que precipita los movimientos y vuelve a deprimir, vean Cristiano. Algunos son inmunes, los menos. Sergio Ramos le escupió el primer gol a todos los que dudan, critican o sonríen de medio lado. Había mucha verdad en la cantinela infantil: por mí, por todos mis compañeros y por mí el primero. En el segundo, más comedido, Sergio nos guió por el mapa que lleva impreso en la piel policroma y en la camiseta climalite.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén